El baño es ese lugar de la casa en el que sentimos que siempre nos falta espacio, y es que por lo general no suelen ser demasiado amplios si nuestra casa tampoco lo es. Pero existe una forma infalible de aprovechar el poco espacio que tenemos: instalando una puerta corredera.
Una puerta corredera te permitirá tener más amplitud en el baño y, por tanto, también mayor comodidad. Si tienes un cuarto de baño pequeño, te interesará conocer las ventajas de las puertas correderas.
¿Qué tipos de puertas correderas para el baño existen?
Dependiendo de la instalación, los materiales, los estilos y los acabados, podemos encontrar diferentes tipos de puertas correderas. Atendiendo a su instalación, podemos distinguir entre las siguientes:
Puertas correderas ocultas o empotradas
Este tipo de puerta queda oculta dentro de la pared gracias a un sistema de guías. Son más caras a la hora de instalarlas porque hay que realizar obra, pero merecen la pena si queremos aprovechar el espacio a tope.
Puertas correderas vista
Ocupan un poco más de espacio que las anteriores porque quedan visibles, pero aun así, se ahorra muchísimo espacio y su instalación es más sencilla y económica al no necesitar obra.
¿Cuáles son las principales ventajas de instalar una puerta corredera en el baño?
Las puertas correderas en el baño poseen grandes ventajas y casi ninguna desventaja. Las principales ventajas de este sistema son las siguientes:
• Optimizan el espacio mejor que cualquier otro tipo de puerta
• Permiten integrar más fácilmente diferentes estancias, manteniendo cierta homogeneidad
• Las puertas correderas vista son económicas y fáciles de instalar
• Son muy originales y estéticas
• Permiten fácilmente el paso de la luz si la puerta es de cristal

Algunas ideas antes de instalar una puerta corredera
Seguramente hayas pensado en una puerta corredera simple como todos conocemos, ¿pero habías pensado en una puerta que combine varios materiales para que sea aún más original y atractiva? Toma nota de algunos consejos que te vamos a dar a continuación para que veas algunas de las opciones más sencillas y bonitas.
Un chorro de luz con puertas de cristal
¿Tu baño no tiene ventanas y sientes que falta luz? Instala una puerta de cristal que permita pasar la luz pero proporcione intimidad. Es una forma práctica de ganar luz natural en el baño si no tenemos otra opción.
Cristal y metal para los más modernos
¿Te gusta el estilo urbano? Una puerta de cristal y metal negro le dará a tu baño y a tu casa ese toque industrial que tanto estabas deseando. Atrévete a probarlo y verás lo bien que queda.
Cristal y madera para un toque más tradicional
Si aún no te atreves del todo con el metal y prefieres algo de toda la vida, no te compliques: apuesta por una puerta corredera de cristal y madera. Seguirás teniendo más luz en el baño pero con mayor armonía que con las anteriores puertas.
Puertas correderas de madera para los más clásicos
Si tu cuarto de baño goza de suficiente luz o prefieres sentir que tienes una intimidad total, las puertas de madera nunca fallan. Existen muchísimos diseños diferentes para todos los gustos, así que seguro que hay alguna que te encantará.
Ahora que ya conoces las ventajas de tener una puerta corredera en el baño, te toca elegir una puerta tradicional o una puerta corredera. En Madegar estamos seguros de que elijas la puerta que elijas, será todo un acierto. Si tienes alguna duda, estaremos aquí para ayudarte en lo que necesites.